Morcilla con Cebolla
La morcilla de siempre, a base de sangre y manteca de cerdo, acompañada de cebolla frita en manteca que le aporta un gusto característico. Inconfundible por su textura y suculento aroma.