Panceta Ibérica
La panceta está formada por la piel del cerdo y las capas que se encuentran bajo ésta, que son grasa y entreverado de carne. Se procede a su salazón con sal gorda, utilizando solo las piezas de animales alimentados en régimen de montanera con bellotas, y una vez salada, se procede a su lavado y secado en bodegas.

Es un ingrediente ideal como condimento para pucheros tradicionales, pero, para los paladares más exigentes y amantes de lo antiguo, su consumo en crudo es la mejor manera de degustarla. Este producto se sirve en piezas enteras o tiras envasadas al vacío.